La azafata como profesión

Presentación

¿Qué es una azafata?

Empecemos dando una definición de azafata. Según la RAE azafata es “la persona encargada de atender a los pasajeros a bordo de un avión, de un tren, de un autocar, etc.”. Encontramos también otras definiciones como: “mujer que proporciona información y ayuda a quienes participan en asambleas, congresos y convenciones” o “mujer que tiene por oficio recibir, acompañar e informar a los visitantes, participantes o clientes en ciertos actos, eventos o reuniones.”

Como ves, muchas de las definiciones identifican a la azafata únicamente con el sexo femenino, aunque a día de hoy, la figura del azafato masculino toma más protagonismo y ya es utilizada en la mayoría de estos trabajos.

¿Qué espera una empresa cuando contrata a una azafata?

A grandes rasgos, se espera que ayudemos en la organización del evento e incluso que reforcemos y promovamos la imagen de la marca de esa compañía. Dependiendo de las necesidades y objetivos del evento se esperará además que generemos ventas, que podamos orientar a los asistentes para que se cumpla con la planificación establecida y un sinfín de tareas que además variarán en función del cliente y del objetivo de su organización.

Las azafatas somos la cara visible del evento y del cliente que lo organiza. Por esta razón, de nuestro trabajo y de la buena realización del mismo depende también el éxito del evento.

¿Qué tipos de azafatas hay?

El tipo de azafata se podrían categorizar en función del evento, trabajo a desempeñar y perfil profesional de la azafata. Más adelante profundizaremos en cada categoría, pero a grandes rasgos son:

  • Azafata/o de convenciones.
  • Azafata/o de congresos.
  • Azafata/o promotores.
  • Azafata/o de imagen.
  • Azafata/o de transfer.
  • Azafata/o de ferias.
  • Azafata/o de protocolo.